miércoles, 25 de mayo de 2011

Funny Anecdotes 2




Todos los días, cuando subía al coche, casi siempre me equivocaba, pues los coches de Liverpool tienen el volante en el lado contrario. Abría la puerta y la volvía a cerrar. Pues bien, un día volvía a mi casa y abrí la puerta y me senté, lo más normal. Pero cuando me di cuenta tenía el volante justo en frente. Yo, me quedé paralizado y el señor me dijo : Bueno que...¿Conduces tú? (en inglés) Y yo lo entendí a la primera y me bajé muy avergonzado, al igual que cuando sonó la alarma en la casa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada